¡Los hombres también vivimos! Estas son algunas de las cosas que debemos experimentar sin pretexto

Todos estamos tan metidos en cumplir con nuestras obligaciones, en ser lo que los demás esperan de nosotros, en trabajar, en estudiar, en crecer que se nos olvida vivir. Aún en este siglo, a los hombres en particular, se nos exige mucho, ya que parte de la sociedad nos ve como aquellos que deben proteger a las familias, debemos ser excelentes proveedores, debemos ser fuertes, no podemos sentir miedo, tenemos la responsabilidad, practicamente, de saber resolver todo.

¿Pero qué pasa con nuestros sueños e ilusiones? ¡También las tenemos! Tal vez parezca difícil de creer, pero también tenemos el derecho de soñar y en nuestra mente imaginamos todo lo que podemos alcanzar, poseemos grandes ganas de hacer muchas cosas con nuestra vida, pero la mayoría de las veces, se nos va la vida en cumplir las expectativas de todos los demás, claro que disfrutamos de las cosas que hacemos, pero también tenemos el derecho a realizarnos personalmente, es decir, a hacer cosas solamente para nosotros.

Esta lista te presenta cosas que todo hombre debemos experimentar alguna vez en nuestra vida, seguramente ya haz hecho varias de estas cosas, pero lo que sí te puedo decir, es que no te quedes con las ganas de hacer nada, es mejor arrepentirse por lo hecho que por lo no hecho ¡ánimo!

Fuente: videismo.net

1. Vivir en un país extraño.

Vivir en un país extraño.
0
0 Votes

Tomar nuevos caminos que te lleven a lugares desconocidos, es algo que todas las personas deberían experimentar. ¡Inténtalo!

2. Deja que te rompan el corazón.

Deja que te rompan el corazón.
0
0 Votes

Crédito: Telemundo.

Si esto pasa es porque amaste y además te dejará dos o tres lecciones. ¡Lo que no te mata, te hace más fuerte!

3. Viaja solo.

Viaja solo.
0
0 Votes

Crédito: Mayan travel.

Así podrás descubrir una nueva faceta de tú personalidad.

4. Ten un perro.

Ten un perro.
0
0 Votes

Crédito: Upsocl.

De esta forma podrás saber lo que es el amor incondicional y tener un vínculo inquebrantable.