Conoce las 7 prisiones más embrujadas de Estados Unidos. No querrás encontrarte en ninguna de ellas.

Publicidad

Cuando de lugares embrujados se trata, las cárceles suelen aparecer en altos lugares en las listas de este tipo de lugares. Los oscuros e inhumanos eventos ocurridos en ellos y el terror que experimentaron sus antiguos habitantes llegan en ocasiones a dejar una impresión duradera en ellos, sin importar que estos lleven varios años inactivos.

La siguiente lista está formada por las prisiones embrujadas de Estados Unidos más famosas que existen, de entre las cuales unas todavía están abiertas al público como atracciones turísticas.

Fuente: videismo.net

Publicidad

1. PENITENCIARIA DEL ESTADO DEL ESTE

PENITENCIARIA DEL ESTADO DEL ESTE
Los cuáqueros de Pensilvania fundaron estas instalaciones correccionales en el año de 1829. Fue una de las primeras instalaciones en separar a sus reclusos, aunque lo que pasó detrás de las puertas de esta penitenciaria está lejos de ser un trato humano. Muchos de ellos se volvieron locos por la soledad. El romper las reglas era severamente castigado y los suicidios se hicieron comunes. El régimen de aislamiento se terminó en la década de 1870 y un siglo después, la prisión fue cerrada. Debido a todos estos acontecimientos las historias de fantasmas y encuentros paranormales se han vuelto comunes.

2. ALCATRAZ

ALCATRAZ
La penitenciaría federal de Alcatraz se encuentra en una isla de la bahía de San Francisco, la cual albergó a varios de los convictos más peligrosos de la historia, entre los que se pueden contar a Al Capone, George "Metralleta" Kelly y James "Whitey" Bulger. El aislamiento de "La Roca" tuvo su efecto en sus reclusos; de los cuales muchos recurrieron en el asesinato, el suicidio o se volvieron locos antes del cierre de sus instalaciones en 1963.

3. COMISARÍA DE LA CALLE MAXWELL

COMISARÍA DE LA CALLE MAXWELL
La estación de policía Del vecindario de la calle Maxwell de Chicago - la cual es conocida como "Bloody Maxwell" debido al aumento de la delincuencia en la zona - fue construida en 1889. Esta fue una estación de policía que fue más conocida por la corrupción, el soborno, la brutalidad y la tortura. Muchos delincuentes que fueron arrojados en su sótano, o el llamado "calabozo", nunca regresaron de este con vida. La estación fue cerrada en 1997.

4. CÁRCEL DEL CONDADO POTTAWATOMIE

CÁRCEL DEL CONDADO POTTAWATOMIE
Esta antigua cárcel de Iowa de 1885 era realmente única en su diseño. Las celdas estaban construidas a manera de carrusel que giraba por medio de una rueda de agua ubicada en el sótano. Desafortunadamente su diseño estaba lejos de no tener fallas y además de atascarse, aplastaba las extremidades de los presos. El cilindro se siguió utilizando hasta 1960, cuando un preso murió atascado entre su celda, su cuerpo quedó atrapado en la celda durante varios días. Se rumora que su espíritu sigue vagando este lugar.

5. REFORMATORIO DE MANSFIELD

REFORMATORIO DE MANSFIELD
Esta institución construída en el año de 1886 fue inicialmente diseñada como un lugar de rehabilitación para delincuentes de nivel medio, fue aplaudido como un lugar que podría reformar humanamente a los infractores por primera vez, pero las condiciones se deterioraron hasta el punto que llegó a ser conocido por abuso, tortura y asesinato. Se han informado apariciones, escuchado pasos y han tenido encuentros inquietantes en las celdas donde los internos una vez vivieron, sufrieron y a veces murieron.

6. LA VIEJA CÁRCEL CHARLESTON

LA VIEJA CÁRCEL CHARLESTON
Esta cárcel albergó a célebres criminales norteamericanos, la más destacada de ellas fue Lavinia Fisher, quien se convirtió en la primera mujer asesina en serie de los Estados Unidos. Las apariciones fantasmales de la cárcel son tan famosas que incluso existe una empresa que lleva a los turistas interesados en cosas sobrenaturales a conocerla: Bulldog Tours.

7. PRISIÓN TERRITORIAL DE WYOMING

PRISIÓN TERRITORIAL DE WYOMING
Esta prisión fue construida en 1872 La instalación estuvo plagada de problemas desde sus inicios, con un incendio en 1873 y una serie de escapes. De los 44 presos aceptados en sus dos primeros años de funcionamiento, 11 lograron escapar. Pero se dice que Julius Greenwald, quien ingresó al lugar por el asesinato de su esposa en 1897, nunca abandonó el lugar. Este preso tenía una afición por hacer cigarrillos, los cuales vendía a los demás presos. A pesar de que murió de un ataque al corazón, se dice que su fantasma vaga por la prisión, acompañado de un olor a cigarrillo por donde pasa.
Publicidad

¿Qué te pareció?