Actividades turísticas que puedes hacer en Cuba con muy poco dinero

Toma en cuenta estos consejos si planeas visitar el país próximamente.
Publicidad

Cuba no es un país barato para el turismo. Los hoteles, los restaurantes y los bares tienen precios europeos. Para escapar de ese universo donde la gente se maneja en euros es necesario turistear con la población local y no tanto siguiendo los viajes programados por agencias de turismo.

En cualquier caso, la experiencia de conocer Cuba es fascinante. No solo significa adentrarse en otro país sino en una cultura por entero distinta, en unas ciudades y pueblos que parecen detenidos en el tiempo y que conservan el encanto de los años cuarenta y cincuenta.

Un viaje a Cuba, desde luego, debe empezar por La Habana, su casco antiguo (es un decir, en realidad, toda la ciudad es antigua), sus restaurantes acondicionados en el interior de las casas y sus callejones en donde la vida pulula en cada esquina.

Lo más probable es que te vean cara de turista y quieran ofrecerte de todo (de todo), desde un buen restaurante hasta droga, es decir, nada que no pase en cualquier otra ciudad del mundo.

Por esto te damos a conocer una guía básica para conocer la ciudad desde una óptica más local, lo cual a veces no es posible porque hay lugares donde los propios cubanos no pueden ingresar.

Publicidad

1. Varadero.

Varadero.
0
0 Votes

Crédito: Traveler.

Las playas de Varadero están a dos horas de La Habana. Lo más recomendable es que tomes un autobús de la línea estatal conocida como Vía Azul, que sale todos los días desde las seis de la mañana por un costo de 10 euros. La ruta es directa y te deja en el centro del municipio de Cárdenas o en la intersección que conecta de la carretera Vía Blanca con las playas de aguas color turquesa y arena blanca, muy similares a las de Cancún.

2. Quedarte en casa de una familia cubana.

Quedarte en casa de una familia cubana.
0
0 Votes

Crédito: Traveler.

La mejor opción para no gastar tanto en hospedaje es quedarte en casa de una de esas familias cubanas que rentan alguna habitación en su propiedad. O también buscar en AirBnb alguna opción más económica. En ambos casos, la hospitalidad de los cubanos es excepcional. La renta de un cuarto va desde los 250 a los 1500 pesos mexicanos, dependiendo obviamente del tamaño del cuarto, su privacidad y las amenidades que la familia ponga a tu disposición. En casi todos los tratos se incluye el desayuno.

Publicidad

3. Comida en casa.

Comida en casa.
0
0 Votes

Crédito: Traveler.

La comida de los restaurantes de hotel es mala. Lo ideal es comer en alguna de esas fondas o puestos callejeros que ofrecen platillos caseros a una cantidad que va de los 50 a 60 pesos mexicanos. La gastronomía cubana es un sincretismo entre lo africano, criollo y español, pero la realidad del país obliga a la población a mezclar lo que puede y sazonarlo de la manera más deliciosa. En casi todos los platillos hay arroz, frijoles negros, plátanos fritos y un guisado. Todo, acompañado de un refresco de cola que acá se llama “Tu Cola”.

4. Casi todo a pie.

Casi todo a pie.
0
0 Votes

Crédito: Traveler.

La habana es una ciudad grande y sus atractivos no se limitan a una zona en particular. Pero para conocer a fondo sus zaguanes, sus callejones, sus bocacalles, sus patios, es preciso caminarla. Luego, si te cansas, te sientas en alguna banqueta y no faltará quien se acerque a conversar contigo, que para eso los cubanos son muy buenos. Y si quieres andar de una zona a la otra, puedes contratar un bicitaxi o un taxi compartido. Los tour en autos descapotables que van por las calles más arregladas de la ciudad son bastante caros y solo conoces ese segmento habanero bien maquillado.